6/18/2010

intrepreta a una prostituta en su próxima película





La actriz, designada en varias ocasiones la mujer más sexy del mundo, se ve a sí misma como una persona cotidiana que prefiere alejarse lo más posible de los focos de Hollywood, según reveló durante la promoción de 'Jonah Hex', de estreno en Estados Unidos.


Megan Fox se ve una persona normal a pesar de que se considere la mujer más sexy del mundo. La actriz ha revelado durante la promoción de su próxima película, 'Jonah Hex', que prefiere vivir alejada de los focos de Hollywood.
'He mantenido las mismas relaciones que tenía antes de que todo esto me ocurriera', dijo la actriz en una rueda de prensa organizada en un hotel de Beverly Hills. 'Tengo cerca a la gente que amo y respeto, a los que me cuidan y se preocupan por mi. Y me he distanciado del bullicio de Hollywood', añadió.
Fox, toda una bomba en la industria estadounidense desde su aparición en la saga 'Transformers', prefiere pasar tiempo con su pareja, el actor Brian Austin Green, y refugiarse en su casa.
'No salgo ni socializo como muchos otros. No os lo imagináis, pero soy una persona muy cotidiana y creo que eso me mantiene sana. Mis relaciones personales me mantienen con los pies en la tierra', añadió Fox, de 24 años, que en 'Jonah Hex' interpreta a Lila, una prostituta con una relación muy pasional con el personaje sobrenatural que interpreta Josh Brolin.
Lila, una mujer de armas tomar y con un vestuario de lo más sugerente, ayudará a Jonah Hex a vengarse de su acérrimo enemigo, el mismo que le dejó desfigurado y estuvo a punto de acabar con su vida.
'Me encantó el corsé. Cuando hicimos las pruebas todos pensaban que me apretaría o me dolería, pero lo disfruté; ojalá volvieran a ponerse de moda', dijo entre risas la actriz, quien recibió los elogios de Brolin y del director, Jimmy Hayward, por su trabajo en la cinta y por su forma de afrontar el rodaje, tal vez demasiado violento para su gusto.
'Mi vida está llena de caramelos y piruletas', reconoció.
'Jonah Hex' es una adaptación de la novela gráfica homónima, en la que también interviene John Malkovichejerciendo de villano.
'Es algo completamente diferente a lo que hecho hasta ahora', apuntó Fox. 'Nadie me puede acusar de hacer lo mismo dos veces; es algo de lo que me enorgullezco', agregó.
Sin embargo la actriz parece olvidar que su fama viene de aparecer en 'Transformers' (2007) y su secuela 'Transformers: Revenge of the Fallen' (2009), cuya taquilla conjunta ascendió a más de 1.500 millones de dólares en todo el mundo.
Pero Fox decidió en mayo abandonar la franquicia por propia voluntad, algo que muchos relacionaron con las supuestas malas relaciones que mantiene con el director de la saga, Michael Bay, al que en una ocasión llegó a comparar con Adolf Hitler.
'Me gusta trabajar en películas de acción y basadas en cómics porque son cosas que veía de niña. No se trató de alejarme de los robots. Disfruté haciendo las dos películas', declaró Fox, que en los próximos meses estrenará también la independiente 'Passion Play', junto a Mickey Rourke.
A su corta edad ya ha experimentado la presión exagerada de la fama y la constante vigilancia de la prensa del corazón, algo que, como los años han venido demostrando, no todos en Hollywood pueden sobrellevar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada