8/18/2010

Sara Carbonero - Entrevista



Es tan guapa que muchos se descolocan cuando la ven en televisión... dentro del telediario. Sara Carbonero es, a los 25 años y tras una carrera meteórica, copresentadora de deportes de Informativos TeleCinco. Acaba de ser nombrada por la revista FHM la periodista deportiva más sexy del mundo. Eso lo lleva más o menos bien. Los cotilleos que empiezan a rodearla, menos. La toledana es una chica seria. Y muy lista.

Mañana comienzas tus vacaciones. ¿Te persiguen ya los paparazis o aún vas tranquila por la vida?
reo que me puedo ir tranquila. Me da igual que me sigan o no, mi vida no es interesante. Si me persiguen, pues intentaré tener buena cara en las fotos. Pero soy periodista, no un personaje público.
FHM te ha elegido la periodista deportiva más sexy del mundo. ¿Estás lista para que en todas las entrevistas a partir de ahora te pregunten por eso?
e lo tomo como una anécdota, un plus. Me hizo ilusión, que te reconozcan en otro país, encima en EEUU... pero no le doy la importancia que le está dando la gente. Se está yendo de las manos. Te van diciendo por ahí "enhorabuena por el título" ¿Pero qué título, si no me he presentado a nada? Si ni siquiera he posado nunca. Estoy centrada en una cadena importante, en la credibilidad y en que dentro de mucho tiempo y con mucho esfuerzo lleguen otros premios por lo profesional.
Comenzaste en Radio Marca como becaria. ¿Qué cara pusieron cuando apareciste ahí?
ues muy buena cara. Fue de casualidad, en tercero de carrera vi un cartel en un tablón y me aburría tanto en la Facultad, no había prácticas apenas... Éramos muchas chicas en esa beca, chocaba un poco en esa época. Aprendí muchísimo, pasé 6 meses de beca y después me hicieron el contrato. Ahí aprendí todo: a leer sin ahogarme, la dicción, a respirar, aprendí mucho de deporte. Era un máster. 24 horas al día de deportes, de todo, no sólo fútbol. Hockey, baloncesto, fútbol sala... quizá sea el sitio donde más he aprendido no sólo de deporte sino también de periodismo.
Y ya no volviste a la facultad...
o, ya no la volví a pisar. Luego tuve otra época en la que sí, porque tenía un turno muy bueno en la radio. [Lo piensa y rectifica] Bueno, eso de un turno muy bueno... entraba a la radio a las cinco de la mañana, salía a la una o dos y me daba tiempo a ir por las tardes. Tenía 20 años y empecé a saber lo que era trabajar y madrugar a las cuatro de la mañana. Cambió mucho mi vida.
Seguro que tienes compañeros de facultad que aún son becarios o mileuristas. ¿Qué te dicen?
os compañeros con los que sigo manteniendo el contacto son amigos y me dicen qué suerte, qué bien que has llegado. Muchos están contentos, en revistas, en periódicos... lo único que me dicen es que aproveche la oportunidad, que los tiempos están muy difíciles. Todo son buenas palabras. Seguro que los hay que no se alegran pero no me lo dicen. Éste es un mundo que todo lo que tiene de bueno puede hacer que también estés en boca de la gente.
¿Y tienes que invitar a tus amigos a las copas o te invitan en los bares porque sales en la tele?
o! Es un mito, a mí en los bares no me invita nadie. A veces lo he oído de otras presentadoras: "Yo no pago ni una copa". Y digo, pues serás tú, guapa... Me va bien e invito cuando tengo algo que celebrar. Pero ya te digo que pago rigurosamente las copas en las discotecas y las comidas y lo que sea. Debe ser por la crisis pero no se estiran.
Eso es que ya no queda esperanza...
stá complicadísimo. Pero tampoco salgo mucho.
¿Tu punto fuerte frente a la cámara? ¿La voz, los ojos?
l otro día escuché a un jugador decir que se definía como un jugador completo. Sé que me queda mucho por aprender pero es un conjunto: la imagen hace mucho (no vamos a decir que no), creo que tengo muy buena voz (mi voz me gusta, tiene profundidad o al menos eso me dicen), mi dicción es buena, no tengo muchas manías, tics, la entonación...
¿Lo de la dicción es una ventaja de ser castellana?
ues sí, en Toledo se habla fenomenal, no tienes un acento. La voz hace mucho. Me da mucha rabia que en la televisión la gente se quede sólo con la imagen.
Parece que echas de menos la radio... ¿te gustaría volver?
e gusta mucho, mucho, mucho, mucho la radio. Estoy adaptándome a la tele y sé que pronto me gustará más. Pero la radio la veo mágica, única. Engancha. Es inmediata, te vales por ti mismo, no necesitas a tanta gente como en la tele. Dices lo que quieres porque las palabras se las lleva el viento, pero con las imágenes es más complicado.
Telecinco te ofrece un programa de televisión que no tiene nada que ver con los informativos ni los deportes. ¿Qué harías?
o lo imagino. Me apetece quedarme, me he movido mucho en el poco tiempo que llevo (unos cinco años) para lo joven que soy. Nunca puedes decir nunca, pero preferiría que no me lo ofrecieran. Estoy en una cadena importante, voy a estar al mediodía con Pedro Piqueras, que no me lo hubiera creído en la vida... Quiero aguantar un tiempo así para que me dé tiempo a aprender.
¿Crearse un reducto especializado genera seguridad, sobre todo siendo tan joven?
í, es lo que te iba a decir. Los directos son muy arriesgados. Para estar delante de la cámara hay que saber de lo que se está hablando, porque el autocue se va, el pedal se va, pasan cosas en directo... con los deportes me siento como en casa y creo que puedo transmitir mejor porque sé de lo que hablo. Me gusta todo tipo de información, la política... en un futuro igual me gustaría no hablar sólo de deportes... pero poco a poco. Es muy pronto todavía.
Pues vas disparada
a, pero por eso quiero parar. Quedarme quieta como estoy.
¿Cómo se sobrevive las comidas y los viajes con un montón de señores periodistas de toda la vida?
o viví sobre todo en la Copa Confederaciones. Pero no me puedo quejar de nada. Que hubiera tanto hombre (¡pero muchos! igual de 30 eran 28) hizo que me mimaran mucho más. Hay que acostumbrarse un poco a ellos y ser uno más. Pero cuando volví de Sudáfrica estaba deseando quedar con mis amigas, llevaba un mes entero rodeada de hombres periodistas deportivos. No son tan fieros como los pintan.
¿Qué hombres te has encontrado más en tu vida laboral? Pagafantas, hombres paternalistas, babosos, tímidos?
agafantas? No sabía ni lo que era, me enteré hace quince días. No, son muy "hermanos mayores". Siempre he estado muy protegida. En la Sexta coincidí con García Ferreras, que era como un padre... en TeleCinco igual, con JJ, Piqueras, Ribagorda, mis compañeros de redacción. El concepto de "periodista deportivo" un poco machista y juerguista está anticuado. La única sensación que tengo es de protección e igualdad.
El consejo que te han dado hasta el aburrimiento es...
ue tenga los pies en el suelo. Que la profesión es muuuy inestable, que hoy sales en 20 revistas y en un año no se acuerda nadie de ti. Y tomárselo como lo que es, un trabajo.
¿Un periodista deportivo en televisión tiene que elegir entre el modelo María Escario y el modelo Pipi Estrada?
ué va, hay un punto medio. A mí me gusta mucho María Escario y la admiro, seguro que ella sí lo tuvo difícil porque fue de las primeras con Olga Viza. A Pipi Estrada lo conozco como periodista deportivo de Punto Radio y muy bien, cuando lo he escuchado es un periodista más... pero fuera ya no lo es, es un colaborador o un showman. Me inclino más por María Escario, la veo más de mi perfil.
Dame por favor tu opinión profesional y cualificada. ¿Está bueno Cristiano Ronaldo?
so no es una opinión profesional! (Risas) Pero te digo que es muy buen jugador, traerá grandes éxitos al Madrid, tiene el problema de que se habla más de lo que hace fuera del campo que dentro y a la gente se le olvida que es Balón de Oro. Pero no es mi tipo.
¿Valen más unos deportistas que otros? Se le dedica más espacio a la muerte de Dani Jarque que al rescate de Óscar Pérez
s lo de siempre. El fútbol nos guste o no es lo que vende, lo que la gente pide. A la gente le llega más todo lo que ocurre con el fútbol, sea una muerte, una boda, una victoria ¿Es injusto? Sí. Pero sólo hay que ver los estadios llenos domingo tras domingo y el dineral que se ha pagado por Ronaldo o Ibrahimovic.
¿Están justificados esos fichajes?
os clubes dicen que sí, que se rentabiliza. Creo que se mueve demasiado dinero. Pero si se paga es que lo vale.
¿En qué se diferencia un periodista deportivo de otro económico o político?
a principal diferencia es que nosotros nos lo podemos tomar con sentido del humor porque es deporte. Lo más grave que puedo contar es que un jugador se lesione. Nos podemos divertir mucho más. En política no se puede ironizar tanto, ni jugar con los dobles sentidos.
Eres de un pueblo de Toledo... ¿qué te dijo tu abuela la primera vez que te vio en la tele?
engo cuatro abuelos! Están muy orgullosos. Mis padres jamás han exagerado. Tengo una familia muy con los pies en el suelo, y eso me está ayudando también. Cuando trabajaba en la radio ya estaban igual de orgullosos.
Con los tiempos que corren para los periodistas... ¿ser guapo y listo es un seguro antiempleo o ni con eso vale?
s una mezcla. También influye mucho estar en el momento justo. Entré sin conocer a nadie en el medio. ¿Quién me iba a decir a mí que por estar en el programa despertador de Radio Marca a las 5 de la mañana me iba a llamar el director de La Sexta? La imagen en la tele hace mucho, la inteligencia es imprescindible en cualquier profesión y te debe acompañar un poco la suerte. Siendo guapo solamente, aguantas un mes, un año.
¿Quedan príncipes para las presentadoras de televisión?
reo que ya no, no quedan ni los de Inglaterra. La historia de la presentadora y el príncipe me parece muy bonita, pero yo no quiero un príncipe. Si tengo que dejar mi profesión por un príncipe, no me quedo con el príncipe.

Fuente - Por DELIA RODRÍGUEZ (SOITU.ES)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada