9/13/2010

Alonso Campeon en Monza




'¡Dai, dai Fernando Campeón!'. Venga, dale, la grada gritaba en italiano a su nuevo ídolo, el caballero español de la 'Scuderia', que recuperó fuerza y sacó brillo a su nombre en el mejor escenario posible, en Monza, ante la hinchada ferrarista que tenía ganas de encontrarse con el nuevo piloto de su marca querida. Ganó Alonso en la casa de su empresa dando una alegría a los 'tifosi' y sacudiendo la clasificación general del campeonato cuando quedan cinco domingos para el final. Arregla el patinazo de Spa y se sitúa a 21 puntos del nuevo líder, Mark Webber. Hay Mundial, sobre todo si el monoplaza rojo y las manos que lo guían cumplen nuevos fines de semana con la misma destreza. 
Golpe de Alonso, dueño de la 'pole' y del tercer triunfo del año, cifras que le dan empaque de aspirante serio, tras meses de dudas. Su domingo salió de dulce, difícil imaginar un guión mejor en sus aspiraciones de remontada, con el fiasco de Lewis Hamilton y los Red Bull fuera del podio. Precisamente, Mark Webber se sitúa al frente de la tabla gracias a la desgracia del inglés, que en la primera chicane se enganchó conFelipe Massa y acabó en la arena. Mundial apretado, ganancia para todos y el ovetense que asoma el colmillo después de 53 vueltas estresantes.
Gritos en las tribunas, fiesta italiana con himno español, obligado a rehacerse de una salida muy pobre, donde no pudo evitar el adelantamiento de Button, feroz y ligero en su coche plateado. Se vio Alonso atrapado en la primera sucesión de curvas, mientras se le escapaba el liderato de la carrera entre las manos y su propio compañero le presionaba con ambición. Del rifirrafe salió segundo, siendo Hamilton el peor parado, ko sin haber apenas pisado el acelerador.
Pero el Ferrari estaba listo para ganar. Bien configurado, excelente sobre las ruedas blandas, Alonso comenzó una persecución de 37 vueltas sobre Button, siempre a menos de dos segundos, en muchos momentos a apenas ocho décimas. Una sombra, aunque Monza no permite licencias en los adelantamientos y tuvo el asturiano que esperar hasta el único cambio de ruedas de la jornada.
Entró primero el rival inglés, y en esa vuelta que estuvo libre, el ferrarista recuperó la mínima diferencia. Pasó por los talleres a toda velocidad -1,2 segundos más rápido en el cambio de ruedas que el McLaren, fantástica labor de sus mecánicos- y logró regresar a la pista en la primera posición, rozándose con Button en la peligrosa chicane.
Partió entonces lanzado a por la victoria y los sentidos afilados para no fallar. Por detrás, Webber Vettel -éste parando en la ¡última vuelta!- recuperaba posiciones en un trazado, en teoría, desfavorable y Massa apretaba sin fortuna a Button. Alonso gritó por la radio mientras Monza se ponía en pie para aplaudirle por primera vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada