11/24/2010

Menéndez Mila y el micro pene

 Menéndez Mila y el micro pene
Lo primero pondremos la definición de lo que es un Micro-pene:





Un micropene (microfalosomía) es un pene con longitud sumamente corta. Se considera micropene a aquel pene que no supera los 7 centímetros en erección; según la distribución gaussiana, un 0,6% de los penes se categorizarían como micropenes. La condición generalmente se reconoce poco después del nacimiento, cuando el pene flácido estirado mide menos de 1,9 cm. de la base hasta el final del glande. Este término médico se usa normalmente cuando el resto del pene, el escroto y el perineo, está bien formado, sin ambigüedad con otras condiciones.

La condición opuesta a la de micropene, es lo que se conoce como macrofalosomía, la cual consiste en individuos con un desmesurado tamaño del miembro viril.[cita requerida]

Se han diseñado y ejecutado una variedad de técnicas quirúrgicas pero éstas, generalmente, no tienen un resultado lo suficientemente exitoso como para adoptarse como una técnica ampliamente aceptada.

Existen casos extremos de micropenes, apenas se puede distinguir el pene, y las glándulas parecen estar directamente conectadas con la piel del pubis. Desde la década de 1960 hasta finales de la década de 1970, no era escaso que se recomendara una operación de cambio de sexo. Esto era especialmente probable en los casos que se dudaba de la eficacia de inyecciones de testosterona. Si los padres aceptaban, el niño se operaría y sería considerado como una mujer. Se realizaría entonces una cirugía para suprimir los testículos y para formar una vagina artificial.

Esto se basaba en tres conceptos:

Que la identidad sexual y las diferenciaciones sexuales eran de incumbencia de la sociología del individuo, y no tanto así de la biología (un postulado primario de una cierta ideología académica feminista y liberal en los años 70).
Que un macho con un pene demasiado pequeño para penetrar una hembra, no encontraría un lugar social y sexual en la sociedad.
Que una vagina funcionalmente aceptable se podría construir quirúrgicamente.
La organización más conocida por emplear esta técnica fue el Hospital John Hopkins que realizó 12 de estas operaciones entre los años 1960 y 1980. A mediados de la década de 1990, esta operación se ofrecía con menos frecuencia y cada uno de los tres conceptos se había descartado. Los pacientes que quedaron severamente insatisfechos con esta técnica, al llegar a la edad adulta, promovieron el veto a esta práctica. Como resultado, las operaciones de cambio de sexo son muy escasas como solución al problema.

Y ahora el artículo, todo ello es fascinante jejejeje ¡¡¡Disfrutar del mal ajeno!!!!


Con lágrimas en los ojos. Y tremendamente abatida. Así de afectada se mostró la periodista Mila Ximénez ante los embistes nocturnos del lenguaraz Emilio Rodríguez Menéndez. En una entrevista en profundidad concedida al programa ‘Sálvame Deluxe’, el leguleyo la emprendió contra la polemista, a quien no dudó en calificar de vieja, mala madre y proxeneta. Entre algunas de las gravísimas acusaciones, Rodríguez Menéndez –convertido ahora en abogado estrella de Argentina- no dudó en asegurar que Mila había “vendido” la custodia de su hija por una abultadísima cantidad de dinero. Aseveración cuanto menos controvertida que haría perder los nervios a cualquiera. Entre sollozos, Ximénez negó hasta en cuatro ocasiones y justificó la desmedida verborrea del falso jurista esgrimiendo que tenía complejo de pene pequeño.
Al parecer, y tal como aseguró el también periodista Ramón BermejoEmilio sufre un problema evidente en su miembro viril, quizás causado por una medicación. Tanto, que es habitual –según su versión- verlo en sex-shop comprando consoladores para saciar el apetito sexual de las damas con las que comparte fluidos corporales. Sórdido, sobre todo porque durante muchos años, Emilio Rodríguez Menéndez fue conocido por sus incontables escarceos con personajes de la famosfera nacional con los que, al parecer, mantenía sexo a discreción. Vaya tela.
Quien también participó en el debate sobre la integridad moral y profesional de Menéndez fue el ex guardia civil, Antonio David Flores. El que fuera marido de Rocío Carrasco, conoce a la perfección a Rodríguez Menéndez. De hecho, fue el encargado de representarle judicialmente en la popularísima denuncia que interpuso en contra de la cantante Rocío Jurado cuando ésta, en un ataque de sinceridad, insinuó en un programa de la televisión argentina, que el ahora contertuliano maltrataba a su hija. Los mil millones de pesetas que Antonio David solicitaba como indemnización se quedaron en eso: en una petición que no fue a ningún sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada