1/29/2011

Charlie Sheen al hospital por bueno

Charlie Sheen al hospital por bueno
Este chico no para de liarla, la verdad que no tiene muy buena pinta, seguro que esta historia no termina bien.
Ricky Gervais seguro que habrá sonreído cuando se haya enterado. Bromeó con los desayunos "de alcohol y mujeres" de Charlie Sheen en la última gala de los Globos de Oro y la realidad ha superado una vez más la ficción. El actor, de 44 años, fue ingresado tras una fiesta en su casa con dos mujeres que se prolongó durante 36 horas amenizadas con un maletín lleno de cocaína

Los servicios de emergencia de Los Ángeles recibieron una llamada cerca de las seis de la mañana del viernes hora local en la que alertaban de que había un hombre en estado grave. Los médicos que acudieron al domicilio del actor estuvieron tan solo 10 minutos en la casa, tras lo cual sacaron al actor "inconsciente" en una camilla y le trasladaron urgentemente al hospital, acompañado por dos mujeres.
Pocos minutos después llegaban al hospital, visiblemente preocupados, los padres del actor, Martin Sheen y Janet Templeton, y su ex mujer Denise Richards. Todos, según un portavoz de la familia, "se encuentran muy preocupados por su estado de salud". Sheen fue dado de alta 12 horas después. Aunque no ha habido un parte oficial sobre su estado de salud, fuentes próximas al actor aseguran que sufre un problema gástrico derivado del abuso de sustancias, posiblemente "una úlcera".
Según informa TMZ, Sheen habría ordenado que le llevaran a casa "un maletín lleno de cocaína", que habría estado a disposición de los invitados durante las 36 horas que duró la celebración.
El protagonista de la serie de televisión Dos hombres y medio estuvo esnifando la droga "durante varias horas", hasta que empezó a sentir "dolores abdominales severos", según ha informado a People su representante, Stan Rosenfeld.
Charlie Sheen, el actor mejor pagado de la televisión en estos momentos, se ha convertido en un habitual de la prensa por sus permanentes juergas. La segunda semana de este mes fue protagonista de otra noche de drogas, alcohol y mujeres en Las Vegas. Sheen se encerró en su habitación del hotel casino The Palms, de Hugh Hefner, dueño dePlayboy, con tres conocidas reinas del porno. Tras la fiesta se ausentó del rodaje de su serie con el argumento de que padecía un dolor de oídos.
La situación ha llegado a tal extremo que la productora se ha visto obligada en varias ocasiones a detener el rodaje por el estado de salud de Sheen.
En Hollywood cada vez se le están cerrando más puertas, pero de momento lo que preocupa a todo el mundo es que no salga de este nuevo hoyo. Parece que, tras este último exceso, su familia intenta que entre en una clínica de rehabilitación y, lo que es más difícil, que se quede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada