2/17/2011

Calleja desafía a la muerte en el Amazonas

Calleja desafía a la muerte Amazonas

"Lo que parecía un juego casi termina en tragedia". Así es como empieza a relatar Jesús Calleja en su blog de Cuatro el principio del trágico final de su último 'Desafío Extremo'. Estamos acostumbrados a sus impensables retos, ha participado en el Dakar 2011, del que finalmente tuvo que retirarse por la extrema dureza, ha subido el Himalaya ¿qué ha sido lo siguiente?, estar al borde de la muerte en el Amazonas.
Calleja y su equipo estaban dispuestos a disfrutar de un viaje en globo para sobrevolar el Amazonas. Según ha explicado el presentador, un viaje en globo no es moco de pavo. "Un globo asciende y vuela si existe una diferencia de 80ºC, aquí hoy tenemos unos 35ºC, para que podamos volar tenemos que subir la temperatura del globo (que se llama la vela) a ¡110 ºC!".
Otro problema añadido es el consumo de gas, esas temperaturas consumen más gas de lo normal, si el gas se gasta hay que aterrizar donde sea si no se quiere morir estrellado. Todos estos problemas se agravan si el contexto físico es el Amazonas, dónde sólo hay árboles y agua. "Pura selva" ha escrito Calleja.
A pesar de esto todo parecía pintar bien :"Tenemos la suerte de nuestro lado". Calleja disfrutó de dos horas de clases magistrales de la mano de verdaderos profesionales, Jesús orgulloso ha relatado "eso ya nos convierte en los segundos del mundo que han recorrido más kilómetros y han volado más tiempo en la selva del Amazonas. ¡Ya es un récord!".
Ahí empezó el infierno amazónico. El gas empezó a agotarse, el equipo decide aterrizar en el agua a pesar de que si no los rescatan pronto, el globo y ellos se hundirán, "nos la vamos a pegar de lo lindo".
El aterrizaje forzoso que relata el aventurero casi acaba en tragedia según el propio Calleja: "Visto y no visto, la cesta se nos echa encima. ¡Menuda situación! tengo una cuerda al cuello, otra enredada en el pie, yme hundo unos 4 metros quedando atrapado bajo el agua".
Calleja se hundió e intentó desesperadamente desenredarse de la muerte. Tuvo suerte de no ser atacado por ninguno de los reyes del Amazonas: anacondas y cocodrilos entre otros asesinos naturales habitan en la selva. Al final todo quedó en un susto y Calleja decidió: "no más globo en la selva, casi me mata".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada