2/01/2011

Keira Knightley es De carne y hueso

La actriz habla en una entrevista sobre lo incómoda que le resulta la fama, sus inicios en el cine y su gran complejo: haber dejado el colegio a los 16 años


Keira Knightley es De carne y hueso


"Me gusta y no me gusta el éxito. Durante mucho tiempo lo he encontrado confuso y me ha dado miedo. No sentía que lo mereciera". Así de sincera se ha mostrado Keira Knightley en una entrevita concedida al diario The Guardian, en la que la actriz habla abiertamente de su pasado, presente y futuro.
La actriz de 'Orgullo y Prejuicio' confiesa que tiene un poco de complejo por haber abandonado el colegio a los 16 años. "Por haber abandonado los estudios tan pronto siento que tengo que probar algo. Siempre fui muy buena estudiante y la idea de dejarlo a los 16 me ha traumatizado durante años. Ahora es cuando empiezo a aceptarlo y a entender que todo está bien, pero siempre será algo que está ahí y que no puedo borrar, será como una cicatriz".
Una decisión, la de dejar los estudios, que recuerda con cierta amargura: "A veces me siento realmente estúpida y, otras, me siento bien. Normalmente, cuando concedo entrevistas a la prensa me veo realmente idiota pero, eso sí, siempre puedo hablar muy bien del vestido que llevo".
"Después de dejar el colegio no he tenido ninguna otra educación oficial, pero considero que eso es parte misma de mi educación, porque me ha obligado a leer por mi cuenta y a aprender a disfrutar de ese trabajo personal", recalcó la actriz.
Preguntada por los rumores que señalaban que pudiera padecer anorexia, la joven lo tiene claro: "Mis galletas favoritas son las de crema de vainilla porque puedes separarlas y comerte por un lado la tapa y por el otro la crema".
"Al principio, la gente me paraba por la calle y no era precisamente amable. No fue fácil para mí. Muchos me preguntaban cosas sobre la anorexia", recuerda. "Otros se enfadaban cuando consideraban que estabas en un lugar en el que ellos creen que no deberías estar, como por ejemplo, un bar. Los actores somos sombras. Los personajes no existen, el maquillaje es maquillaje y la ropa es de otra persona. Por eso, cuando la gente se da cuenta de la realidad se siente decepcionada".
De carne y hueso
Knightley considera que ella no se parece a los personajes que interpreta en la pantalla. "Sobre el escenario eres una especie de luz que depende del tipo de personaje que interpretes. Así, si tienes que meterte en la piel de una chica joven y guapa, tú mismo le dices a tu cara que actúe de una forma diferente a si estuvieses haciendo de alguien que está pasando un mal momento".
Además, la actriz afirma no asustarse por el hecho de que el paso de los años pueda influir en su carrera profesional. "Mi apariencia ha sido modificada un montón de veces. Es cierto que en parte he tenido papeles por mi físico, como fue el caso de 'Piratas del Caribe', pero eso no es así siempre. En realidad me hace mucha gracia todo este asunto de la belleza porque hay gente que opina que soy una cara bonita mientras otros consideran que mi rostro es muy desagradable".
Preguntada por el hecho de si no está cansada de recibir continuamente nominaciones a premios pero nunca recoger ninguno, la joven lo tiene claro: "No, no estoy harta. No imagino nada más aterrador que conseguir un premio porque, después de eso, tienes que levantarte, recogerlo y dar un discurso. Y yo soy horrible dando discursos".
Una de las mejor pagadas
Keira se sorprende cuando se le recuerda que, hace tres años, la revista Forbes la consideró la segunda actriz mejor pagada de Hollywood. "¿De verdad? No lo sabía. Una vez oí que ganaba 36 millones de libras al año. Eso sería fabuloso pero, en realidad, ninguna de las cifras que se han publicado sobre mi sueldo es verdadera".
"Los actores y actrices tenemos una gran preocupación de ser pagados de más. Probablemente sí, algunas personas cobran más de lo que debieran mientras otras tienen un sueldo mucho menor mereciendo más. Creo que la gente debería estar bien pagada. Las enfermeras, los doctores y los profesores deberían tener unos ingresos mucho más altos. Vivimos en un mundo injusto", sentenció la británica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada