2/09/2011

Lomana pone glamour a las Hamburgesas

La Lomana no para al final os dejo el enlace con el video de sus Súper hamburguesas.

Lomana Burger King video hamburguesa light

Con alfombra roja y limusina en la puerta. Así llegó Carmen Lomana a una sede de Burger King en Madrid para presentar la hamburguesalight a la que presta imagen en un alarde más de «yo hago lo que quiero y me paso las reglas del glamour por el código de barras». Es lo que tiene esta mujer que de la noche a la mañana se convirtió en un personaje mediático gracias a sus bolsos de Hermès, sus vestidos de Dior, sus joyas de San Eduardo y frases para la posteridad como «con la crisis mis amigos ricos no tienen cash». Ahora publicita hamburguesas del mismo modo que se convierte en maestra de buenas maneras para poligoneros y seguidores de la Esteban. Lomana repetirá este verano programa en Telecinco con «Las joyas de la corona», pero antes vuelve a sorprender con este spot, que veremos desde hoy. Vestida con una bata rosa de su armario, sonríe mientras abre los salones de un palacio en un ambiente que recuerda más a los anuncios de champán o bombones que a uno de comida rápida. Su momento cumbre es zambullida en un baño de espuma, donde suelta su única frase: «A la parrilla, como a mí me gusta». Es muy lista. Mientras algunas la critican, ella se forra con esta aventura mediática que le está haciendo ganar más «cash» del que hubiera imaginado. Que tomen nota sus amigos ricos.
Cita fija esta semana en Sevilla con el Rastrillo de Nuevo Futuro, que se inaugura mañana y cierra el sábado en el hotel Los Lebreros. La Infanta Doña Pilar y la duquesa de Alba estarán en la apertura y el jueves habrá convocatoria mediática con el homenaje a Fran Rivera. Cayetana nunca falla y este año hasta supervisa los previos. Ante la posibilidad de que este otoño pudiera casarse con Alfonso Díez, me cuentan que los hijos estarían dispuestos a llegar a un acercamiento con el funcionario. Eso cambiaría mucho las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada