10/01/2011

La rubia y La Esteban

La rubia de Fran Álvarez y esteban

La idea de enfrentar a Belén Esteban con la supuesta rubia que se refregó con su marido hace unos días era buena. Lo que no era tan bueno era provocar a alguien como la Esteban para que soltara todo su repertorio de elegancia y saber estar.Sálvame Deluxe volvió por sus fueros.
La cosa empezó bastante bien. Raquel comentó que conocía a Fran del barrio , desde hacía años, y que el día D un amigo de ella, según la joven “especial” según la princesa del pueblo “que se acuesta con él de vez en cuando”, y su padre se fueron con Álvarez a Garamond a tomar algo.
Tras llegar al local fueron a un reservado del mismo a tomar algo y no pasó nada más.“Fran estaba en casa de su amigo, que para mí es un amigo especial, y llevaba una semana bastante agobiado por todo lo que estaba pasando con su mujer. Entonces se propone salir a tomar algo de una manera tonta y él se apunta. Salimos, mi padre, un amigo de mi padre, otro amigo mío, Fran y yo, para que veáis hasta que punto era una noche normal y no como se ha hablado”.
“Él habla de Belén en unos términos bastante buenos, está muy enamorado, repite constantemente que es la mujer de su vida, que no se permitiría hacerle daño, que la quiere más que a su vida y que siempre será así” continuó la joven.
Sin saber por qué, tras una intervención de la Esteban donde comentó que “Ya está bien de preguntar por cuántas copas se toma mi marido”, llevaron a Raquel a la silla eléctrica para enfrentarse al resto de colaboradores que no dudaron en masacrarla.
Personajes tan dispares como el manager de Los Chunguitos o Bea “La Marquesa”comenzaron a enviarle memsajes a Kiko Hernández para acusar de morosa a Raquel, que se dedica organizar bolos, y de no pagar los contratos.
Todo quedó en que la joven sólo intentaba sacar partido económico de su encuentro con Fran Álvarez (del que, por cierto, nadie se preguntó qué pintaba con una rubia en un reservado si estaba tan apenado por no estar con su mujer). Con la amenaza de poner varias demandas y la petición de que nadie más hable de su matrimonio (imaginamos que no se refiere a sus revistas de cabecera) terminó la velada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada