11/27/2012

Arantza Quiroga


Arantza Quiroga Cía (Irún, 26 de julio de 1973) es una política española del Partido Popular. Ha sido la Presidenta del Parlamento Vasco entre los años 2009 y 2012. Licenciada en Derecho por la UNED, casada y madre de cuatro hijos, es actualmente una de las figuras más visibles de la política vasca y española,1 por ser el primer miembro del Partido Popular del País Vasco en ocupar la presidencia del Parlamento Vasco, tras unas elecciones en las que por primera vez el Partido Nacionalista Vasco perdió la presidencia del Gobierno Vasco. Quiroga mantiene un discurso de condena y rechazo al terrorismo de ETA y de apoyo a las víctimas de dicha organización. Su discurso ideológico hace hincapié, entre otras cosas, en la falta de libertad en el País Vasco, su oposición al aborto y su defensa de la familia tradicional, y en la reforma del programa educativo para inculcar valores de paz entre los jóvenes vascos.

Biografía .
Arantza Quiroga nació en Irún. Su padre, vallisoletano, había llegado al País Vasco con catorce años, y trabajaba en una carpintería metálica.2 Su madre era una mujer vasca y vascoparlante.3 2 Aunque la familia de su madre le hablaba en euskera cuando era pequeña, Arantza no lo habla, aunque sí lo entiende.3 2 Su madre quiso que votara al Partido Nacionalista Vasco cuando alcanzó la mayoría de edad, pero ella manifestó su preferencia por el Partido Popular.2 A los 19 años se afilió a las Nuevas Generaciones del Partido Popular.3 Con 21, en 1995, y a propuesta de José Eugenio Azpiroz, se presentó a las elecciones municipales en Irún por dicho partido, resultando elegida concejala.4 2 En esa época la presión terrorista hacía muy complicado encontrar candidatos para las listas del Partido Popular.2 A los 24 años, y luego de tres como concejal, acudió a unas jornadas del partido en Madrid en conmemoración de las primeras elecciones democráticas, donde hizo uno de los discursos y causó muy buena impresión en José María Aznar.3 2 A partir de ese momento su carrera política empezó a transcurrir de manera ascendente. En 1998 fue elegida parlamentaria vasca por vez primera, y se ha mantenido en la cámara vasca desde entonces. En 2008 fue elegida vicesecretaria general del PP en el País Vasco durante el XII Congreso regional del partido, en el que Antonio Basagoiti fue elegido presidente sustituyendo a María San Gil.3 Fue cabeza de lista por Guipúzcoa en las elecciones vascas del 1 de marzo de 2009, resultando elegida de nuevo parlamentaria. Tras el acuerdo entre populares y socialistas vascos para apoyar la investidura de Patxi López, el 31 de marzo, el Partido Popular Vasco anunció que sería su candidata a presidir la cámara vasca, siendo elegida el 3 de abril con 38 votos: los de su partido y los del Partido Socialista de Euskadi, frente a los 36 votos a favor de Izaskun Bilbao, candidata nacionalista y hasta entonces presidenta del Parlamento Vasco, que obtuvo del Partido Nacionalista Vasco, Aralar, Eusko Alkartasuna y Ezker Batua. Unión Progreso y Democracia se abstuvo. [editar]Ideología Tras conocerse su candidatura a la presidencia del Parlamento Vasco, Quiroga declaró en una entrevista pertenecer al "ala conservadora del PP".2 Posteriormente, ya como presidenta del Parlamento, ha matizado que tal identificación es consecuencia de ser católica, haberlo hecho público y tratar de ser coherente con dicha religión.5 En el plano de la educación, ha expresado la necesidad de reformar el sistema educativo vasco para inculcar valores en la juventud. Quiroga ha afirmado que la clave se encuentra en devolver protagonismo a las familias, porque las escuelas han sido por mucho tiempo salas de experimento de diversas élites políticas, más ocupadas en adoctrinar que en educar.6 La cuestión del terrorismo es también muy importante. Su experiencia como política vasca está marcada por la violencia de ETA. Las víctimas de la organización son para Quiroga el principal referente de cordura en medio de la barbarie, porque nadie más ha sentido lo más oscuro de la naturaleza humana, el odio ciego.7 En materia autonómica, Quiroga defiende las instituciones políticas del autogobierno vasco. Sostiene que la descentralización es un imperativo jurídico comunitario, derivado del principio de subsidiariedad, según el cual los centros de decisión política deben estar lo más cerca posibles al ciudadano. Defiende por ello la necesidad de que los parlamentos regionales alcancen mayor protagonismo a nivel europeo. En las reuniones de la Conferencia de las Asambleas Legislativas Regionales de Europa (CALRE) ha defendido que "la Europa de las regiones es compatible con una Europa de los Estados", porque son dos escalas de gobernanza que deben ser complementarias.8 Defiende también por ello la legitimidad del Concierto Económico vasco frente a sus detractores,9 por considerarlo expresión institucional legítima del principio de subsidiariedad, que además cuenta con una tradición histórica de más de un siglo. Defiende la necesidad de un "cambio de mentalidad" en los esquemas laborales que permita desarrollar el "potencia productivo de la mujer". Quiroga apunta el creciente protagonismo que la mujer está adquiriendo en la economía, y su ascendente presencia en los sectores de mayor crecimiento como los servicios, la sanidad o la educación. Para ella, unos de los principales lastres que enfrenta la mujer trabajadora hoy en día es la virtual imposibilidad de conciliar trabajo y familia. Ante esto, señala la necesidad de medidas de conciliación.10 Estudios apuntan que la mujer sigue soportando el grueso de la carga doméstica. Aunque suene increíble, para las españolas sigue siendo un auténtico dilema la decisión de procrear. Quienes deciden tener familia, muchas veces se ven obligadas a renunciar, a trabajar media jornada o, en ocasiones, a seguir el ritmo enfrentando situaciones de estrés invivibles. Las consecuencias más obvias son la perpetuación de una situación injusta, el desperdicio de recurso humano y unas cada vez más sombrías expectativas demográficas.11 Se declara también contraria al aborto. Y defiende sus argumentos en que el feto es un ser humano desde el mismo momento de la concepción. De esta forma, señala: ¿Es acaso esa vida menos digna por encontrarse en un periodo más temprano de desarrollo?.12 Quiroga señala que la Constitución protege la libertad de la mujer sobre su propio cuerpo, y que nadie tiene derecho a disponer de la vida de otro ser humano, se encuentre en el vientre de la madre o se trate de un adulto.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada